Línea de Trabajo Operativos Móviles

Para la realización de sus Operativos Móviles la Fundación RIMA a creado y desarrollado una Línea de Trabajo que a través de los años se ha ido perfeccionando para asegurar un trabajo de calidad veterinaria para enfrentarse a no siempre a los mejores lugares físicos con el único fin de dar la mejor atención de las personas con sus animales:


 

ETAPA 1. Recepción del paciente:
Inicialmente se inscribe el animal a operar registrando datos de identificación del propietario y la de su perro o gato. En esta ficha clínica se destacan aspectos como edad, condición sanitaria (vacunas, enfermedades pasadas, etc.) y reproductiva (estro, preñez probable, lactancia, etc.). Estos datos serán de gran utilidad para el médico veterinario como complemento al examen clínico, con el fin de prever futuras complicaciones o tomar medidas pertinentes ante problemas que se puedan presentar en la cirugía o posterior a ella.


 

ETAPA 2. Examen clínico:
Se realiza un examen general del paciente evaluando la normalidad de distintos parámetros. La observación de signos y síntomas pueden advertir al veterinario de enfermedades, tal vez imperceptibles para el dueño del animal, pudiendo ser causales de la no realización de la cirugía o su ejecución con ciertas precauciones. Por ejemplo, signología de patologías cardio-respiratorias pueden poner en riesgo la vida del animal al ser expuesto al procedimiento de anestesia. Es importante destacar que es política de nuestra institución realizar la cirugía a la mayor cantidad de animales posibles. (Anexo 1: Criterios de selección)


 

ETAPA 3. Pre-anestesia:
Esta parte del proceso consta de la aplicación de los fármacos necesarios para la adecuada preparación del paciente antes de la anestesia y la cirugía propiamente tal, según el Protocolo de Premedicación y Anestesia, que ha sido desarrollado y evaluado constantemente por los médicos veterinarios de la Fundación.


 

ETAPA 4. Anestesia y preparación del paciente:
Una vez inducido el paciente, canino o felino, es preparado mediante la depilación de la zona de incisión, junto con la aplicación de los fármacos anti-inflamatorios y antibióticos peri-operatorios. La zona de incisión puede ser por abdomen post-umbilical o por flanco, de preferencia izquierdo.


 

ETAPA 5. Proceso de cirugía:
Lo primero a describir y aclarar es lo referente a los métodos de minimización de los riesgos infecciosos en la cirugía. En nuestro sistema es fundamental la incorporación de métodos de desinfección que es lo indicado para un sistema eficiente y lo suficientemente eficaz dada la experiencia de nuestra institución y experiencias internacionales vinculadas con el control de animales de compañía.
Otro punto importante es la técnica desplegada por los médicos de nuestra Fundación, realizando una incisión mínima (2 a 3 cms.) y una cirugía de duración ultra corta (10 a 15 minutos en promedio) lo que conlleva el beneficio de exponer lo menos posible los diferentes tejidos y el ambiente intra-abdominal susceptibles de ser contaminados. Debemos destacar, relacionado con lo mismo, que en una encuesta realizada el año 2005 a 211 usuarios de nuestro sistema de esterilizaciones masivas en todo Chile, éstos indicaron, entre otros puntos, no haber tenido problemas asociados directamente con la cirugía y no observar ningún punto negativo en todo el proceso. En el período post-operatorio se registró sólo un caso fatal, no asociado a cirugía, siendo la causa atropello.
La cirugía que se realiza es ovario-histerectomía en hembras por flanco y castración en machos.


 

ETAPA 6. Proceso de marcaje del animal:
Antes de pasar a la recuperación anestésica postoperatoria, los animales son marcados mediante un tatuaje en la oreja izquierda con tinta indeleble con el fin de distinguir los que ya fueron castrados, entendiendo que estos operativos pueden favorecer a individuos tomados desde las calles, sin que se tenga conocimiento de su pasado y por lo tanto podrían en el futuro volver a pasar erróneamente por este sistema.


 

ETAPA 7. Recuperación anestésica post-operatoria:
Por último para poder terminar con el proceso de esterilización lo que resta es sólo que el animal sea capaz de reponerse de la anestesia y así el médico tratante se percate de que éste ya está fuera de peligros dados por la operación o reacciones individuales. Se espera un tiempo adecuado en que el animal se reincorpora mediante la adopción de la posición decúbito esternal la que nos indica que el animal ya se encuentra en franca recuperación. Por último, una vez que ya se ha recuperado de la anestesia, el encargado lo entrega a su dueño, aprovechando de reiterar las indicaciones post-operatorias tanto verbalmente como en un folleto escrito.